12 abril 2008

35º semana - A ver si llega el buen tiempo


Estoy deseando que llegue la calor para quitarme ya el cuello alto,y es que a pesar de que estamos en primavera,aquí lo que a llegado a sido el invierno....En fin,hoy parece que hace solecito,a ver si se mantiene así ya el tiempo.....
Mientras tanto vamos a ver lo que a evolucionado nuestro bebé durante esta semana.
El bebé tiene 33 semanas de vida mide 45 cm. y pesa alrededor de 2.600 gramos.
Si es un niño, sus testículos ya han descendido a su lugar definitivo en el escroto y si es una niña sus labios menores son muy prominentes.
Ahora comienza el período de aumento de peso más rápido del bebé entre 250 y 350 gramos por semana.
Su piel se alisa y el lanugo comienza a caer.
Cuando el bebé está despierto los ojos están abiertos y podría diferenciar entre la luz y la oscuridad. Las pupilas de sus ojos ya pueden detectar luz contrayéndose y dilatándose según sea necesario.Ya no flota como antes y no da los saltos que daba. Pero el que tenga menos espacio no significa que se mueva menos,debe seguir dando las mismas pataditas con la misma frecuencia que lo hacía antes. Si notas que se mueve menos, debes llamar a tu doctor. Los riñones están ahora completamente desarrollados y el hígado también está comenzando a funcionar. La mayoría de su desarrollo físico básico está ya completo.
Tu espalda suele molestar bastante, esto se debe a que el peso que soportas es mayor cada día. Puedes tener la sensación de que tu bebé está más bajo, por la presión que ejerce en la pelvis. No te preocupes que no se caerá.
Si bien en los actuales programas de salud no se considera necesario realizar cultivos para la detección del estreptococo grupo B (EGB) como control de rutina, es recomendable, aunque sea de forma particular, realizar el estudio entre la semana 35 y 37 del embarazo debido a la alta tasa de mortalidad que supone una infección por esta bacteria en el recién nacido.El cultivo se hace pasando un palito, parecido a los que se usan para los oídos, pero más largo, por la vagina y el recto. Esta prueba no es dolorosa.
Tu útero, que ahora ya te llega hasta debajo de las costillas, ha aumentado unas 15 veces desde su tamaño original. Quizás sientas que ya no te queda espacio para acomodarlo. Si pudieras mirar adentro, verías que ya queda menos líquido amniótico, y que tu bebé está muy grande. El útero también está presionando sobre los órganos internos, y por eso tienes que ir tantas veces al cuarto de baño y sufres de acidez (agruras) y otros problemas digestivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario