18 abril 2008

36º semana - Solo falta 1 més


Parece que fué ayer cuando empecé este blog,que estaba de 5 semanillas,y ahora me queda menos para dar a luz....Es increible lo rápido que me ha pasado el tiempo hasta ahora y lo lento que se me hará la espera.Buenooooo......ya hemos llegado a la semana 36,ya queda 1 semana menos.El jueves de la próxima semana tengo visita con el anestesista en el hospital,a ver que tal vá y ese mismo día me tengo que hacer la 3º y última analítica,que bien,ya se acabarán los pinchazos que tanto odio...bueno,faltará el de la epidural.
Esta semana el bebé tiene 34 semanas de vida, mide 46 cm. y pesa alrededor de 3.000 gramos.
Sólo falta una semana para que la calidad del surfactante sea óptima para respirar fuera del útero.
Ya ha depositado mucha grasa en su cuerpo que le sirve de reserva energética y para regular su temperatura. Además ya se empieza a preparar para zambullirse en el canal del parto.
Está perdiendo poco a poco el vellito que lo cubría durante las semanas anteriores, así como la sustancia cremosa (vernix caseosa) que ha recubierto su piel durante todo el tiempo que ha estado flotando en el líquido amniótico. Junto con el líquido amniótico que traga, el bebé también traga la vernix caseosa y el vello que pierde, además de otras secreciones. Toda esa mezcla, que tiene un color negro o verde muy oscuro y se llama meconio, formará su primera evacuación. Por eso, ¡no te asustes cuando le cambies los primeros pañales y los encuentres todos negros!
Los bebés que nacen antes de las 37 semanas se consideran prematuros y los que nacen entre las 37 y las 42 semanas, a término. Lo más probable es que esté ya situado en posición para nacer, con la cabecita hacia abajo. Si para la semana que viene no se ha puesto en posición, es posible que tu doctor sugiera una versión cefálica exterior,que es una forma de decir en lenguaje médico, que el doctor tratará de girar a tu bebé para que se ponga en la posición ideal para el nacimiento, empujándolo con una mano desde la parte exterior de tu vientre.
Ahora que el bebé continúa creciendo y presionando tus órganos internos, podrías sentir que ya no tienes tanta hambre como tenías hace unas semanas. En este periodo te resultará más fácil digerir comidas pequeñas y frecuentes. Si el bebé empieza a encajarse en la pelvis, puede que tengas menos acidez y menos sensación de ahogo. Este descenso del bebé en la pelvis se llama encajamiento y lo más común es que ocurra antes del parto, si éste es tu primer bebé. El encajamiento puede incrementar la presión en la parte baja del vientre y hacer que caminar te resulte incómodo. Algunas mujeres dicen que sienten como si llevaran una bola de jugar a los bolos entre las piernas, o como si el bebé se fuera a salir.
Es normal durante el último trimestre olvidarte de las cosas. Puedes sentirte abrumada o simplemente distraída por los grandes cambios que está a punto de experimentar tu vida, además de cansada, si no puedes dormir bien por las noches.También es posible que sientas que las contracciones de Braxton Hicks son ahora un poco más frecuentes.

1 comentario: